Valencia celebra una fiesta en honor a San Vicente Ferrer.


Valencia celebra la fiesta de San Vicente Ferrer, uno de los patrones de la ciudad, el segundo lunes después de Pascua. Es posible que sea el valenciano más universal que ha dado la ciudad. Reconocida como la mayor fuente de milagros de la Iglesia.

Las representaciones de su vida y de sus milagros en «els Altars» seguramente realzan las fiestas. Es una reliquia de la vida religiosa más original y directa de la ciudad, que se desarrolla desde 1561.

«Els Milacres» son dramatizaciones poéticas y en valenciano de los milagros atribuidos a la patrona, que realizan los niños menores de 13 años. Se pueden ver numerosos altares por la ciudad, siempre presididos por la imagen del santo.

Devoción a San Vicente Ferrer
Devoción a San Vicente Ferrer. Foto por Gerd Altmann en Pixabay.

La cumbre tiene lugar el día del Jubileo, una fecha que el Ayuntamiento no olvida y recuerda con la ayuda del Gremi de Campaners de la Catedral, cuya campana toca a las 7:30 la víspera del Jubileo. Los campaneros, por su parte, estarán más comprometidos en una sucesión de toques durante todo el día de la fiesta.

La solemne procesión llega a su fin con la rotación de campanas a la salida del santo por la Puerta de Hierro. Sin duda, se trata de una fiesta con un aura y un atractivo únicos que atrae a visitantes y público que quiere combinar el sol de nuestras playas, ya de por sí abarrotadas en esta época del año, con la cultura y los orígenes valencianos.

Son varios los lugares de la ciudad donde se puede encontrar su huella:

La Catedral es una bella estructura (donde enseñó teología).
San Esteban es una ciudad del Estado de México (donde fue bautizado)
El Pouet es un tipo de pouet (donde nació)
El Monasterio de los Predicadores.

Sin duda los milagros y a devoción por San Vicente será eterna, sobre todo en su natal Valencia.