Sé paternal con la oración al Espíritu Santo para proteger a los hijos

La oración al Espíritu Santo por los hijos es una oración muy poderosa cargada del poder que sólo el Espíritu Santo puede ofrecer a través de la oración. Asimismo, se trata de una oración muy sagrada, puesto que pocas cosas son tan puras como el amor de sus padres a sus hijos, más cuando buscan expresarlo a través de la oración.

De hecho, es debido a lo sagrado de este vínculo que el Espíritu Santo puede interceder directamente, cuando es requerido, por medio de la oración. Así que si haces la oración al Espíritu Santo por los hijos, puedes tener la certeza absoluta de que tu oración será escuchada.

¿Por qué es tan poderosa la oración al Espíritu Santo por los hijos?

espíritu santo

La oración al Espíritu Santo por lo hijos es tan poderosa, más allá de lo antes mencionado sobre la relación de los padres con los hijos, porque no existe un momento específico en que se deba realizar.

Esto quiere decir que no debes preocuparte por si tus hijos están pasando a través de una situación difícil o compleja en general, siempre que lo desees podrás rezar esta oración, así sea en un momento donde lo único que busques sea protección ante la incertidumbre.

Lo único importante para tener éxito al realizar esta oración es la fe, la fe es el combustible que se asegurará de que logre un éxito inenarrable, pues tus súplicas no sólo serán escuchadas, sino también serán comprendidas y lo que solicites será cumplido.

Por esta razón, a continuación vamos a compartir la oración del Espíritu Santo para los hijos, así podrás rezarla siempre que lo consideres conveniente y asegurar la protección divina en el día a día de tus hijos.

Oración

Hacia ti acuado santificado Espíritu Santo, en mi cualidad de (madre o padre según sea el caso), cargado de una multitud de miedos muy diferentes, los cuales rondan hacia mis hijos.

Y desconozco cuáles son los peligros que podrían frecuentar al fruto de mi vida.

Mi preocupación el día de hoy es bastante grande, es eso lo que me empuja a venir con el auxilio de motivación.

Solicito con todo mi amor que tú, Espíritu Santo, protejas a mis hijos entodas las circunstancias que podrían implicarse, tanto las buenas como las menos bondadosas.

Suplico que seas capaz de convertirte en el escudo que los protege cada día y cada noche de las tinieblas.

Que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *