Sana a tus hijos con esta oración por los hijos enfermos

Con la oración por los hijos enfermos podrás hacer caer la bendición de Dios sobre tus hijos, lo cual será una ayuda de valor incalculable en momentos donde urge una sanación para ellos.

Si quieres hacer que la mano sanadora sobre Dios actúe sobre tus hijos, esta oración puede llegar a ser todo lo que necesitas. Tan sólo debes asegurarte de entregarla como una súplica repleta de fe, sinceridad y los mejores deseos para tus hijos.

¿Por qué es tan eficaz la oración por los hijos enfermos?

Debido a que los hijos son el regalo más hermoso que nos puede otorgar Dios, la oración por los hijos enfermos está también cargada de belleza, algo que también actúa para que se trate de una oración sumamente eficaz.

Cabe destacar que esta oración no depende de las características de nuestros hijos, ya que no importa la edad que tengan, así como nuestro amor por ellos jamás cambia, el poder de la oración tampoco lo hace.

En este sentido, también se trata de una poderosa herramienta para cumplir con nuestro deber de siempre velar por su protección y su bienestar. Con ella podremos obtener el apoyo de Dios para resguardar a nuestros hijos, independientemente de qué tan adversas sean las circunstancias por las cuales están atravesando.

En cierta forma, esta oración también es un apoyo para nosotros. Esto se debe a que nuestra conexión como padres con nuestros hijos es muy grande. Por esta razón, es natural que si están enfermos nosotros también nos sintamos muy preocupados y llenos de angustia.

Sabiendo cuál es la importancia de esta poderosa oración por los hijos enfermos, procederemos a compartirla a continuación.

Oración

Dios padre amado, eterno y todopoderoso.

Tú que eres nuestro perfecto salvador y que eres omnipotente.

Estoy lleno de un fervor muy inmenso que nace de la angustia que me genera la enfermedad de mi hijo.

Esto me lleva a orar desesperado por tu presencia, pues sólo tu bendición puede lograr una sanación oportuna.

Sé que con tu mano sanadora no habrá enfermedad capaz de atentar contra mi hijo.

Amadísimo Dios, por favor, suplico e imploro que borres todo el mal que mantiene atenazada a la salud de mi hijo, comprometiéndola.

Líbralo de todo el mal que le tortura, todo el mal que lo contamina y postra su bienestar en el suelo.

Haz que todo su organismo vuelva a levantarse libre y dichoso, alejado de todas las penurias de la enfermedad. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *