Reflexiones sobre la muerte de Jesús

1 La muerte de Jesús es la consecuencia de ciertas tensiones entre un carismático de origen rural y una elite urbana, entre un movimiento judío de renovación y el dominio romano, entre el heraldo de una cambio cósmico. No había sitio para el gobierno de la aristocracia del templo ni para los romanos.

2 El Sanedrín tomó nota de su profecía contra el templo; su critica ponía en entredicho la legitimidad de sus privilegios. El prefecto romano tuvo que desconfiar del «reinado» que anunciaba Jesús; su poder corría peligro. Por eso ante el sanedrín Jesús fue objeto de escarnio como «profeta» (Mc14,65); y ante los romanos como «Rey» (Mc15,16ss).

3 Participo gente normal: una multitud exigió a gritos la muerte de Jesús; soldados paganos maltrataron y crucificaron a Jesús como «Rey de los judíos». Los discípulos desempeñan un papel importante: Judas delató el lugar de la estancia de Jesús y permitió su arresto sin llamar la atención. Todos los discípulos huyeron. Pedro le negó por no arriesgarse.

4 No es correcto preguntar por la culpa en la muerte de Jesús. sólo cabe contestar la pregunta sobre la responsabilidad en su condena. Esa responsabilidad está en los romanos que actuaron por iniciativa de la aristocracia local judía. Cabe mencionar: Jesús mismo arriesgo su desenlace al dirigirse a Jerusalén.

imagen de jesus

5 Tres aspectos de la actividad de Jesús: 1. su actitud hacia la torá; 2. su crítica al templo; 3. predicación del reinado de Dios y la pretensión mesiánica. De estos tres factores, quizá la critica al templo y el vaticinio sobre sí mismo fueron decisivos.(…) El judaísmo era entonces mucho más una religión del templo que una religión de la torá. Sólo con la perdida del templo pasó a ser la torá el centro exclusivo de la fe. Pero el conflicto con el tempo no se puede aislar de otros aspectos de la actividad de Jesús: su interpretación liberal de la torá tenía que resultar ahora más sospechosa aún. Porque la Torá era el fundamento legitimador del templo: el Pentateuco enseñaba la etiología del culto en el templo de Jerusalén. Lo mismo se puede decir de los aspectos políticos de la actividad de Jesús: el templo era la base de la autonomía política de la comunidad judía y en consecuencia, la base para los privilegios del estamento superior. El que lo criticaba, era políticamente un sedicioso. Pero es importante señalar que con su critica al templo Jesús no se salió del judaísmo. Otro judíos se distanciaron igualmente del templo: El bautista, los Esenios, los samaritanos.

6 …La comunidad primitiva narró pronto la historia de la muerte de Jesús recurriendo a los temas de la passio iusti. Lo discípulos pudieron explicar así la muerte de Jesús, inesperada para ellos.

7 Esta muerte resulto fecunda, sobre todo, en una nueva y audaz interpretación: como muerte sacrificial que sentó la base de una nueva comunión de las personas entre sí y con Dios. Analicemos su significado.

8 Se produjo así un cambio revolucionario en la idea de sacrificio. Los sacrificios expiatorios solían servir para aplacar a una divinidad ofendida. La nueva visión contienen dos pensamientos: el hombre no mueve a Dios, con este nuevo sacrificio, a cesar en su cólera; es Dios el que actúa para que el ser humano abandone su hostilidad hacia él y hacia el prójimo. No es Dios, sino el hombre es el que debe superar la ira, los impulsos asociales y agresivos.

9 Este sacrificio no actúa mediante la muerte sino mediante la superación de la muerte. Dios entregó una vida para recrearla desde la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *