Protégete con la oración de la medalla de san Benito

Podemos usar la oración de la medalla de san Benito para maximizar la protección en nuestra vida diaria. Este amuleto es uno de los más conocidos en el mundo cristiano, puesto que la Iglesia Católica lo considera un instrumento poderoso para protegerse de toda clase de males relacionados con el Maligno, hasta el punto de que es utilizado para hacer exorcismos.

El poder de la oración de la medalla de san Benito

Algo que hay que tener muy claro cuando se habla de la oración de la medalla de san Benito, es que el poder de la misma no se encuentra del todo en la medalla en sí. Si bien es cierto que la medalla es muy poderosa, ésta pierde todo su poder en las manos de una persona sin fe.

Pese a estar bendecida, la medalla de san Benito usa fe como combustible. Si la fe de su portador es muy grande, entonces la medalla será igual de poderosa que la fe.

Ahora bien, no importa que no tengamos la medalla en nuestras manos, esto no quiere decir que no seamos capaces de valernos de su poder en nuestra vida diaria. Podemos recurrir a la oración de la medalla de san Benito, la cual se encuentra inscrita en la misma, para obtener parte de su poder sin tener la medalla.

Si quieres cubrirte con el poder que la Iglesia le ha otorgado a la medalla de san Benito y consideras que tu fe es lo bastante grande como para otorgarte una protección significativa, entonces puedes rezar la oración que a continuación compartimos.

Oración

Poderoso y santificado san Benito. Sé de tu poder y el miedo que infundes en el mal con él.

Basta con mostrar tu medalla para poner a temblar a todas las fuerzas de la oscuridad.

Te pido que con esa medalla alejes de mí todo rastro del Maligno que busque atentas contra mi bienestar.

No permitas que la energía negativa tome presencia cerca de mi vida.

No sólo hagas esto conmigo, quiero que también bendigas con tu protección a mi familia y mis seres queridos.

Aleja todo lo que intente atentar contra mí y los míos.

Borra de mi camino cualquier traición próxima o hipocresía.

No importando si se trata de males visibles o de males que se escapan a mis ojos.

También no permitas que viles mentiras atenten contra mi bienestar.

Te lo pido con mucha fe, que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *