Protégete con la oración a san Miguel arcángel contra los enemigos

La oración a san Miguel arcángel contra los enemigos es una poderosa arma de protección contra todas aquellas personas que busquen atentar contra nuestra integridad.

Se trata de una oración tan poderosa como la propia espada de san Miguel arcángel. Cuando la utilizamos lograremos que todo su ímpetu y su destreza actúen a nuestro favor, hasta el punto de que los enemigos no sólo no se atreverán a interferir contra nosotros, sino que también temblarán ante la simple idea de intentar perjudicarnos.

¿Qué podemos lograr con la oración a san Miguel arcángel contra los enemigos?

La oración a san Miguel arcángel contra los enemigos es capaz de someter a cualquier clase de enemigo, no importa qué tan fuerte sea éste. No sólo se trata de una oración fuerte, sino también una llena de mucha energía positiva.

Hay que recordar que san Miguel arcángel es un guerrero de la justicia, el cual no tendrá miedo de ponerse delante de los oprimidos para poder defenderlos. Él tiene toda la fuerza que necesitamos para impedir que el mal nos perturbe.

Es por esto que esta oración es capaz de ayudarnos a encontrar un lugar calmado de paz y tranquilidad, aun cuando nuestro mundo parezca un lugar donde la tranquilidad ya no tiene cabida.

En este sentido, esta oración podría ser comparada con alguna especie de elíxir contra los dolores provocados por los enemigos. Pero no un elíxir que afecta al físico, como cotidianamente se cree, sino que se trata de un elíxir que nos cura a nivel espiritual.

Por ende, si quieres llenarte de justicia y sosiego, la oración de san Miguel arcángel contra los enemigos es perfecta para ti. Por tanto, a continuación vamos a compartirla.

Oración

Guerrero cargado de glorias y amor por la justicia san Miguel arcángel.

Eres el ángel más cercano a Dios y por ello comandas su poderoso ejército celestial.

Tu amor infinito por la justicia hace que nunca te rindas en tu lucha contra el mal.

Asimismo, no hay batallas que puedas perder, pues el poder de Dios te acompaña.

Con tu extrema humildad y tu prodigioso carácter, tan sólo eres capaz de esbozar humildad.

Te pido que tus alas sean mi escudo y tu espada mi fortaleza.

De manera que el infortunio me tema y la desgracia se quebrante al acercarse.

Sé que con tu fuerza podrás dominar y alejar todo lo que intente atentar contra mí. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *