Oración para un viaje a la Magnificat

La oración para un viaje a la Magnificat es el tipo de oración que necesitamos rezar antes de emprender un viaje importante. Da igual si será un viaje aéreo, marítimo o por tierra, los viajes siempre marcan un momento significativo en nuestras vidas.

Tampoco es relevante cuál sea el motivo por el que necesitamos viajar, la protección de nuestro espíritu siempre debe mantenerse como una prioridad. Pues bien, si algo tienen claros todos los buenos cristianos es que no hay mejor medida de protección espiritual que la oración.

En este sentido, hemos seleccionado la mejor oración a la Magnificat para un viaje, la cual nos permitirá contar con la protección de la magnífica virgen, de manera que tanto nuestra partida como posterior regreso sean exitosos.

Importancia de la oración para un viaje a la Magnificat

La importancia de la oración a la Magnificat para un viaje radica en que, independientemente de las circunstancias, un viaje siempre implicará ciertos riesgos de sufrir alguna clase de percance.

De ahí que sea de suma importancia que siempre nos guarezcamos en el resguardo de Dios, los santos, ángeles o en este caso en la madre de Jesús. Para lograr esto basta con rezar una plegaria a la virgen magnífica solicitando su apoyo y protección en el viaje que se aproxima, con lo que ella intercederá para alejar todo mal y peligro que podría interponerse entre nosotros.

Con la oración que colocamos a tu disposición en este artículo, podrás pedirle a la santísima virgen que interceda por nosotros con nuestro padre celestial para que seamos protegidos de acuerdo a nuestros requerimientos. Esta oración es muy efectiva debido a que María la Magnífica es una buena benefactora, dispuesta servir de escudo cuando requiramos su protección.

Oración

Virgen magnífica, tú que encandilas con tu bondad, santa madre de Dios.

Recurro a ti ante esta gran necesidad de protección, pues me encuentro próximo a emprender un viaje donde tu apoyo es necesario.

Deseo guarecerme en ti, pues reconozco con humildad que no cuento con la fuerza necesaria para sortear las contrariedades que podrían suscitarse en mi viaje.

Confío completamente en ti a través de esta oración, amada virgen magnífica.

Sé que con tu abnegación y amor estaré respaldado y seguro.

Mi destino será el más grato de los destinos pues sé que te encargarás de velar porque así sea, incluso durante mi regreso.

Quédate conmigo en mi viaje. Que así sea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *