Los últimos mandamientos de Dios

No consentirás pensamientos ni deseos impuros y no codiciarás los bienes ajenos son los últimos mandamientos de Dios, y a pesar de ser los últimos no son los menos importantes, estos están basados en las buenas costumbres religiosasy como todos deben apegarse a una vida cristiana.

Una vida apegada a los valores cristianos debe tener como base un buen ejemplo, seguir las directrices de Cristo y la misión que le encomendó a todos sus hijos, inclusive los mandamientos se parecen entre sí, ya que el primero que trata sobre a Amar a Dios sobre todas las cosas es parecido al primero que dice Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

La importancia de los últimos mandamientos de Dios

Es de vital importancia los últimos mandamientos de Dios y seguirlos al pie de la letra, ya que es siempre mortal pensar y desear cosas impuras, y si son consentidos por la persona tiene un incidencia mayor. No codiciar los bienes ajenos es una muestra de envidia y de falta de bondad, además que la avaricia se apodera de quién presenta estos sentimientos.

Cuando el corazón de persona es poseído por la avaricia y esta deja de pensar de forma racional y empieza a tomar actitudes alejadas de la candidez y del bien, la persona incurre en pecados graves y mortales.

El mandamiento nuevo del señor

“Ámense unos a otros como yo los he amado a ustedes”, es el nuevo mandamiento del Señor y Jesús dio su vida en la cruz por toda la humanidad rebosando de amor por todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *