Sobre la llegada de la Navidad

Hace unos años, me contaron el caso de un matrimonio recién casado que compartía su primera Navidad, vivían en Nueva York, ella era una mujer muy católica y el era ateo; el día de Noche Buena ella le pidió a su esposo que la acompañará a Misa, el se molesto y le dijo:
» Acuérdate que yo no pienso pararme ahí, si tu quieres, ve, pero no me pidas que te acompañe» ella se fue sola a Misa y él decidió quedarse a ver la televisión.

Estando el solo en un cuarto frente al televisor, comenzó a escuchar unos golpes en la ventana, volteo y vio que eran unos pájaros que debido a la nieve que les impedía ver, volaban y chocaban con el vidrio de la ventana; el hombre salió con una escoba para con cuidado quitar a los pájaros del vidrio y tratar de enseñarles que sí volaban ahí se golpearían con el vidrio nuevamente, limpio la nieve y dejo a los pájaros en un lugar seguro… regreso a su casa y continuó viendo la televisión, al poco rato volvieron a estamparse los pajaritos en la ventana, él salió y con sus manos protegidas por los guantes, los cargo y trato de curarlos y mientras pensaba en que podía hacer para que los pajaritos le entendieran y no chocaran más con la ventana y de pronto paso por su mente este pensamiento: » Tendría que hacerme pájaro para que me entendieran» de pronto al descubrirse a sí mismo en sus pensamientos, se dió cuenta del significado de esas palabras y una luz llego a su corazón…» Tendría que hacerme como ellos para enseñarles» y fue de pronto como comprendió: » Por eso Dios se hizo hombre, tuvo que hacerse uno de nosotros para salvarnos, para enseñarnos a vivir »

jesus-y-navidad

Aquel hecho de los pájaros, causó una gran conversión en este señor, descubrió que la Navidad no es una noche de frío, de convivencia familiar, de cuando los cristianos asisten al templo a una ceremonia especial, de una cena con pavo, dulces, sidra y mazapanes; descubrió que aun faltando todo esto externamente, pero esta la esencia: Dios se hizo hombre por amor a mí y a cada uno de los hombres, para enseñarnos el camino a la felicidad del hombre.

Pero que si este hombre se conmovió por el dolor de los pajaritos, así como fue pronto para tratar de rescatarlos, ¿ Sería el mismo esfuerzo él » convertirse en pájaro» para salvarles?, ¿ Cuantas cosas cambiarían en la vida de ese hombre al elegir volverse pájaro para salvar a esas criaturas?… Dejaría de ver a su esposa, de convivir con ella, físicamente no estarían sus brazos para estrecharse, no escucharía su voz, que muchas veces lo alientan a seguir adelante, y existiría el riesgo de que los pájaros no entendieran ni valoraran el sacrificio de aquel hombre y al querer enseñarles habría pájaros celosos de su sabiduría y liderazgo y ese riesgo pondría en peligro la vida de ese hombre noble y amoroso, deseoso de salvar, lo convertiría en un pájaro indefenso, incomprendido, aveces abandonado y por los envidiosos y soberbios aniquilado… ¿ Haz pensado que con Cristo ocurrió la misma cosa? …

El ha existido desde siempre, con su Padre y el Espíritu Santo, juntos decidieron: «Hagamos al hombre…» ( como nos lo narra el génesis), La Santísima Trinidad vivía unida y armoniosa en el cielo y así cuando se dispuso a crear al hombre para compartir su felicidad y su amor, aun conociendo las traiciones de los mismos, no se detuvo, ya que valoro el amor de todas esas almas que a El se entregarían; paso el tiempo, el hombre traiciona a Dios y fue lastimado por el pecado mortal, pero Dios no deja sólo a lo hombre, no dejo de gritarle su gran amor, eligió un Pueblo Santo y a través de Él y de sus profetas siguió revelándose al mundo; pero todo esto no fue suficiente, el hombre al igual que aquellos pájaros seguía sin entender el amor de Dios, y así, Jesús, por el gran amor a los hombres, no sólo se conmovió de ver su dolor, no sólo pasaron por su mente y su corazón grandes deseos de salvarnos, lo convirtio en una realidad, y no tuvo miedo a las dificultades, su sacrificio fue en la totalidad de su persona, equiparado a la totalidad y grandeza de su amor; aqui en la tierra esta gesto de generosidad y salvación, tambien cambio la vida de quienes le dieron la bienvenida…

Una niña en su casita estaba y un ángel le había mandado el Señor, el arcángel San Gabriel, él le dio la noticia más importante de su vida, la saludo con estas palabras: » Dios te Salve María, llena eres de gracia, El Señor esta contigo, Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre…» ( estas palabras son ahora el inicio del ave María, la principal oración a la Virgen Madre de Dios). María quedo desconcertada y el ángel le dijo: » No temas María porque haz hayado gracia delante de Dios «, las profesias revelaban que en esa epoca Dios escogería a una mujer para enviarnos un Salvador, María se sentía indigna y amorosamente antes de casarse con Jose le prometió a Dios su virginidad para toda la vida y en cambio el angel, con estas palabras le estaba cambiando la vida, le dió a conocer un posible milagro para la humanidad, ahora todo el cielo (angeles, serafines, querubines y la Santísima Trinidad ) y toda la creación de la tierra ( cielos, mares, arboles, montañas, flores, la lluvia y el viento…) todo callaba para escuchar la respuesta, la niña miraba al angel y no entendía aquel llamado de Dios, el angel seguramente pensaba: » Dí que sí, niña, dí que sí; que la humanidad entera a tu hijo esta esperando…» y así fue como María respondió: » Hagase en mí según tu palabra «, el angel le explico que el Espíritu Santo vendría sobre Ella y así sería consebido y daría a luz a su Hijo » Emanuel » que significa: Dios con nosotros, y el angel se fue.

San José tuvo varias dificultades para vivir esto, ya que ellos ( María y José) estaban comprometidos, desposados, pero no casados todavía y al resultar Ella embarazada sin estar casada, corría peligro de que la mataran, el no sabía si repudiarla en secreto; pero una noche… José tuvo un sueño en el que un angel le reveló que ese hijo que esperaba María, era el hijo de Dios y Salvador del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *