El séptimo mandamiento de Dios y su importancia

No robarás es el séptimo mandamiento de Dios y es realmente importante para seguir. Este no solo se refiere al acto en sí, sino a no destruir los bienes de otras personas, pues también el que destruye lo ajeno le está robando parte de la felicidad y la tranquilidad a la otra persona.

Es importante recalcar que todo aquel que roba puede ser perdonado por Dios mediante la sagrada confesión, pero la única manera de poder obtener el perdón divino es si el pecador devuelve el objeto robado o destruido.

El séptimo mandamiento de Dios en la actualidad

Actualmente muchas personas no respetan el séptimo mandamiento de Dios, y realizan este acto tan impuro y reprochable, pues a través del hurto y la mitomanía atentan contra la voluntad de Dios.

No decir falsos testimonios ni mentiras es el siguiente al séptimo mandamiento y este hace referencia a que todos deben respetar la fama de los demás y no decir mentiras. Este mandamiento prohíbe los falsos testimonios, calumnias, murmuraciones, juicios temerarios donde se ponga en tela de juicio a los demás y demás actos reprobables.

¿Cómo pecar mortalmente frente a estos mandamientos?

Dar falsos testimonios o jurar en vano, ya que asegurar frente a un juzgado y dar un testimonio que no es verdadero para hacerle daño a otra persona es un acto totalmente reprochable y dañino.

Decir calumnias, así como maledicencias, que se refiere a describir los pecados de otros y recalcarlos, y mentir para dañar a otro es un pecado mortal grave y la única forma de obtener el perdón es mediante la confesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *